miércoles, 26 de julio de 2017

Avivando el Amor. Salmo 103.

En muchas parejas con el pasar de los años llevados por los problemas físicos, emocionales o económicos han sido invadidos por la rutina o la monotonía.


La rutina o la monotonía poco a poco van enfriando el amor hasta que muere vencido por la hipotermia emocional.
En este salmo David enuncia una cantidad de cosas buenas sobre Jehová que podían ayudarnos a avivar el amor por Dios. Vamos a tomar lo que David utiliza para mejorar su relación con Dios para nosotros mejorar nuestra relación no solo con Dios sino también con nuestra pareja sentimental

Que hacer para darle vida al amor o para hacer que nunca se muera.
1. Nunca olvides lo que él o ella ha hecho por ti:
1.1. Te ha perdonado tus errores. V 3 a “Él es quien perdona todas tus iniquidades,” si Dios y los demás te han perdonado varias veces porque a ti te cuesta dar otra oportunidad a los demás.
1.2. Te ha cuidado en tus enfermedades. V 3 b “El que sana todas tus dolencias;” los amigos pueden buscarnos cuando lo tenemos todo: salud y dinero. Pero cuando todo eso se acaba lo único que queda es tu familia y en especial tu pareja.
1.3. Siempre te ayudado. V 4 “El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias;” en las buenas y en las malas la que estado es tu familia. El ser agradecido con las personas que nos han ayudado en especial con Dios hace que el amor hacia ellos  se avive.
Todo el salmo 103 esta compuesto de una larga lista de razones por las cuales debemos amar a Jehová y a Jesucristo. Busca en tu corazón más razones para amar a Dios a tu pareja y a tu familia.
2. Busca espacios en los que puedas volver a compartir con tu ser amado. Lucas 5: 15-16 “Pero su fama se extendía más y más; y se reunía mucha gente para oírle, y para que les sanase de sus enfermedades.  5:16 Mas él se apartaba a lugares desiertos, y oraba.” el éxito de Jesús estaba en que el nunca dejo de tener buena relación con su padre. Siempre buscaba un lugar para estar con él a solas.
3. Busca actividades que puedan tener en común. El estar ocupados juntos termina uniéndolos. El congregarnos en el templo es para mucho más que tan solo pedir milagros. El congregarnos nos une más a Dios. Hebreos 10: 25 “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca
4. Llámalo o Llámala una o dos veces en el día hazle saber que lo tienes en tu mente y en tu corazón. “claro si su actividad laboral se lo permite” el llamar a nuestra pareja en el día debe ser de manera equilibrada sin caer en el cansar a la otra persona.
5. Llévale un detalle. Esto no significa que debe ser costoso o algo material. Un dulce económico, una flor o simplemente un te quiero, una sonrisa o una mirada con amor podrían ser más que suficientes.
6. Utiliza el contacto físico para expresar tu amor. Un abrazo, una caricia o un beso. Tus seres queridos más que tu dinero te quieren es a ti.
7. Piensa en hacer algo que lo haga feliz. Que pueden ser los dos puntos anteriores. Piensa en cómo puedes sorprender a tu pareja cada día.

No dejes que los afanes de este mundo enfríen el amor por tu pareja. Y si ya la rutina y la monotonía llego a tu hogar no te preocupes nunca es tarde para empezar. Con Jesucristo aun de las cenizas puede surgir no solo una llama puede surgir todo un fuego de amor.